METANOIA

“La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y ella corre diez pasos más. Por mucho que camine nunca la alcanzaré. Entonces para qué sirve la utopía?… para eso sirve, para caminar. “

Metanoia es un templo para el cuerpo pero también para el alma, un nuevo refugio para sumergirse, soñar y relajarse profundamente. Un rincón de placer donde todo es suave, delicado y silencioso.

Los diferentes volúmenes y las formas orgánicas junto con los materiales en crudo nos conectan con la madre tierra y resaltan la belleza de las gemas y del frío vidrio que rodea la zona de aguas. Los contrastes que se generan entre materiales representan nuestras contradicciones internas y conflictos. Y como en ellos podemos encontrar la belleza de la vida.

Unas escaleras nos dan acceso a la ducha custodiada por unos prismas de Cristal degradado que funcionan como mampara al mismo tiempo que semejan la lejanía del horizonte utópico con el que soñamos

Metanoia es un “retiro”, una escalera hacia un mundo utópico donde La Paz interior y la conexión con el entorno son el verdadero camino de conversión. Un despertar a la belleza de lo esencial que purifica nuestro cuerpo y lo que es más importante aún nuestro “alma”

La iluminación es parte fundamental del proyecto evocando distintos escenarios. Una impresionante puesta de Sol dorada que casi abrasa o un amanecer frío y delicado en tonos malvas en el que casi podemos sentir el roció de la mañana. La lámpara “two roads” Corona el espacio y representa la doble dirección de una carretera…. como podemos elegir seguir nuestro instinto y avanzar, o anclarnos al miedo y retroceder.

Las esculturas de la gran bañera central y los lavabos están realizadas en escayola, esparto y madera, todo materiales sostenibles. Emergen del espacio como grandes volumenes orgánicos con incrustaciones de cuarzo que nos transportan a una verdadera cueva y nos hacen conectar con nuestros ancestros. Cuando nuestras casas eran refugios en la montaña y nos abrigábamos con pieles, cuando lo esencial no estaba empañado por el ruido superfluo, el humo y el brillo efímero  y tintilante de  las ciudades. U papel de la colección diversity de Patrícia Bustos representa ese ruido y forra la fachada y la entrada de este espacio y se queda fuera, incapaz de penetrar en esta cueva del silencio

 “La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y ella corre diez pasos más. Por mucho que camine nunca la alcanzaré. Entonces para qué sirve la utopía?… para eso sirve, para caminar. “

CAMBIO CROMÁTICO

El piso tiene 200 m2. Es un edificio de finales del siglo XIX situado en El Barrio Salamanca pegado al Retiro. La vivienda es típica de la zona con ventanas altas clásicas y molduras y techos de tres metros. La reforma ha consistido básicamente en abrir la cocina al salón y conectarla mediante una vidriera. Los propietarios son una pareja que se dedica al mundo de la moda y tenían una idea clara un piso palaciego y clásico pero con una decoración sobria entre belga y francesa con mucho arte y piezas de autor. Tenían el capricho de hacer una vidriera tipo catedral para dividir el salón y la cocina pero a medida que fuimos desarrollando ideas quisimos darle un giro y pensar en algo más Milanés y de diseño aunque conservara la estética de iglesia.

Imágenes propiedad de Ediciones Conde Nast S.A.

Candy Pills

Hotel capsula

Aunque podríamos llamarlo perfectamente la casa del huevo debido a la forma que tiene y su color, la verdad es que tiene su propio nombre y no es otro que Candy Pils, un nombre que nos lleva a imaginar un mundo ireal diseñado por el estudio de diseño de interiores Patricia Bustos Studio colaboración con artistas 3D Six n. cinco Six N. Five.

Cirugía Estética

Vivienda de 200 metros cuadrados en Madrid con mucha luz ubicado en una construción de los años 60 enfrente del Bernabéu. Reforma integral de la vivienda que finalmente quedo dividida en una cocina con un office, cuatro dormitorios y tres baños – dos de ellos...

Waves

Es un vestidor arriesgado y colorista inspirado en la estética futurista de los años 60 y 70. Una realidad tridimensinal que nos transporta a una película de Austin Powers en la que nosotros somos los protagonistas.

Pin It on Pinterest